h1

Mus (e) ica

agosto 28, 2010

Ayer me preguntaban si había dejado de escribir, y yo contestaba que simplemente no había tenido nada importante o interesante que decir. Y ahora voy a escribir el post más absurdo, menos interesante y menos importante de los últimos tiempos, pero como el blog es mío y total no lo lee casi nadie, me da exactamente igual.

Ayer me fui a un concierto. Mi experiencia en conciertos es bastante reducida. He ido a un puñado, todos muy queridos y de gente que verdaderamente me gustaba; es decir, me sabía las canciones en casi todos, o por lo menos las llevaba oídas (aunque solo fuese oídas de las dos semanas anteriores gracias a la bendita ayuda del iPod). Pero en general, se reducía a cantautores, es decir, concierto de sentado, de mover la cabecita, de sonreír cuando cuenta cosas entre canción y canción, y un par de multitudinarios de grupos más o menos conocidos.

Ayer me fui a ver a Muse.

He de admitir, que hace unos años yo era una iletrada musical (incluso más que ahora) que seguía la moda más absoluta y que veía OT. Sí, es un momento de mi pasado, ni oscuro ni claro, sino distinto. De hecho, sigo pensando que por mucho que destrozaran versiones, que todo fuera un GH a lo fino, y que cualquiera en su sano juicio negaría rotundamente este pasado, por lo menos me sirvió para escuchar MUCHA música.

Después de aquello, fui limando gustos, me incliné por la música de cantautor en la que caí inexorablemente durante bastante tiempo, y por la melódica voz masculina, ambas siguen teniendo un lugar en mi corazón,(y en mi biblioteca del iTunes). Empecé a escuchar bandas sonoras de series, y de ahí, de esas bandas sonoras, di el salto a gentecilla que no conocía, que amablemente me donaban su música, y me aventuré también con grupos consolidados, más que nada para ver cómo sonaban. Con algunos me quedé, como con U2, y otros, simplemente, no fueron de mi agrado, por muchos fanes que tengan, por ejemplo, los Rolling (vale, no me matéis).

Y también COPIÉ, como una descosida. Robé grupos favoritos de mis amigos, y los instalé como propios, o por lo menos, como amigos a su vez.

Muse, fue una copia. Le gustaban a un amigo, empecé a escucharlos, y sin el melodrama de fan total que se sabe todas las canciones del mencionado amigo, me gustaron bastante. Bastante menos que otras copias, pero una de las que más.

Así que ayer me planté en el festival Xacobeo 2010, básica y exclusivamente para ver a Muse.

Y entonces me enamoré.

2 comentarios

  1. GÑASÑGASÑLDKNALGÑKDSNDÑGLKS *muere de envidia XD*


  2. La catarsis colectiva de los conciertos de “de pie” es uno de esos sentimientos que yo incluyo en el catálogo de felicidad.

    Por otra parte, afortunada tú.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: