h1

De vuelta del Oasis

enero 19, 2009

y como era de esperar, ya no estoy en el oasis, me lo he dejado no se sabe muy bien dónde.

Esta semana me he dado cuenta de uno de mis mayores defectos; seguramente, los que me conocéis, lo veis como una parte intrínseca a mi persona, una mala manía que tenéis aceptada, que os fastidia, pero que pensáis que es incorregible. No será por falta de repeticiones. Algunos de vosotros lleváis diciéndome toda la vida que soy una borde, pero hasta ahora, hasta que las personas adecuadas en el momento oportuno no se han unido para machacarme con el mismo reproche, nunca pensé que era tan exagerado.

Soy una borde, porque es mi forma de protegerme de aquello que me puede herir. Suelo ser borde con la gente que más me importa, cuando sé que me van a decir algo que va a trastocar mi mundo, o simplemente, de manera general, cuando su mera presencia ataca mi mundo. Soy como esa niña de cinco años que le tira del pelo al niño que le gusta, sólo que yo, en vez de tirar del pelo, le suelto una bordería.

Y os prometo que no pensaba que lo hacía tan a menudo, y tampoco era siempre a propósito, más bien era (es) un acto reflejo del que ahora me empiezo a dar cuenta.

Y de la misma manera, dándole vueltas, me he dado cuenta de que no suelo ser borde con las personas “inofensivas”, con aquellas de las que no espero nada, a las que no pido nada, y de las que no recibo más que lo que ellas quieran ofrecerme. Y de hecho, es por eso que ese tipo de personas son las que terminan admirándome (es la única palabra que se me ocurre, intentad obviar el tinte soberbio) más que las demás, incluso más de lo humanamente aceptable.

Dicho esto, intentaré ser menos borde, intentaré sonreir y morderme la lengua, intentaré que no me salga sola la broma estúpida o la contestación hiriente, lo intentaré, seré constante en el intento, y con un poco de suerte, dejaré esa manía tan fea.

un beso

4 comentarios

  1. Ayy, pequeña, que orgulloso estoy de que te hayas dado cuenta de eso tan pronto. Yo me enteré hace un mes, y no sé si me jode más que mis intentos por no tirar del pelo a la chica que me gusta sean infructuosos, o que aún no sepa cómo agradecerle que me hiciera darme cuenta de mi actitud.

    Suerte!


  2. Debo de ser super inofensiva, porque conmigo eres buena xD Quizá seas un poco borde, pero un niño que no aguanta borderías de la niña que le gusta, a pesar de lo que le molesten, no merece la pena llamarse “niño-que-es-tirado-del-pelo” XDDDD


  3. Simplemente sé tú misma. La gente que te quiere ya te conoce…

    Biquiños.


  4. Tu lo que pasa es que eres una prepotente y listilla que va de guay y no es más que una pija chulita.

    Lo siento, es que quiero probar tu bordería para dejar de ser inofensiva😛 Porque conmigo no eres borde, así que soy inofensiva, por lo tanto no esperas nada de mi, y por alguna razón me ha sentado mal.

    Y no tienes puta idea de escribir ni de pintar monas.

    CASTIGAME CON TU LÁTIGO OH MI BORDEEEEEEEEEEEEE



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: