h1

Madrugada

octubre 10, 2008

tengo ganas de vomitar, tengo esas nauseas de excitación que nos vienen de vez en cuando a altas horas de la madrugada. Hoy tengo muchas ganas de escribir, pero es de esas noches que no sale nada. Estoy en una encrucijada, de esas que no son un simple cruce de dos caminos. Creo que vengo de una carretera que venía siendo recta, y ahora tengo al menos tres caminos: uno lleno de luz, de calma, hacia delante, y completamente llano, otro que no veo, porque empieza rodeado de árboles, y con una curva, y un tercero, que hasta hace poco no conocía, y que me resulta extrañamente atrayente, que tengo la impresión de que me va a enseñar cómo moverme por caminos dificiles si llego a tomarlo, y lo peor, es que no me he quedado quieta, sino que ya he elegido uno, y ahora no hago más que volver hacia atrás corriendo, mirando nostálgica el camino ya andado, y preguntándome si el que he cogido es el buen camino.

Tengo ganas de vomitar, y sé perfectamente por qué; me siento sola, pero me he dado cuenta de que no me sirve con tener compañía intelectual, necesito también la física, y es de las primeras veces que me pasa. Supongo que cuando enciendes el interruptor, ya es imposible apagarlo. Así que me da igual, no pienso en el mañana, no me da la gana, ahora solo puedo pensar en el ahora mismo. Y ahora mismo, quiero escribir, tengo una buena historia entre manos, una historia de una mujer y tres caminos, una historia que no será la mía.

6 comentarios

  1. Ay, María… No te hagas eso…

    No puedo decirte mucho más. Sólo que me duele ver cómo te machacas tú sola. Y lo siento mucho…


  2. Ana…. parece que eres la única que no quiere comprender que las metáforas de ahora no tienen nada que ver con las de hace apenas unos meses…
    Sé que es dificil pensar que alguien al que conocías tanto ha cambiado radicalmente…

    te aconsejo que te ejercites en leer entre mis nuevas lineas

    un beso


  3. A veces los caminos no son tampoco lo que en un principio parecen, hay que armarse con un pico y paciencia para que este sea como tú quieras que sea, nadie dijo que era todo una fácil travesía. Y en caso de que al final no te guste, siempre puedes aprovechar ese pico para forjarte otro camino. Pero recuerda, no mires nunca hacía atrás o te perderás lo que tiene por mostrarte ese sendero, aunque luego descubras que no llevas zapatillas y está todo lleno de piedras.


  4. Todos los caminos llevan a Roma ¿no?

    Escoge el camino que más te apetezca andar. A lo mejor acabas en el culo del mundo… pero las anécdotas del viaje no te las quita nadie.

    P.D: ¡Haz un montón de fotos!😛


  5. Cuando enciendes el interruptor, se queda encendido para siempre. Aunque la factura de la luz te salga por un ojo de la cara…

    Si ya has escogido, adelante con ello. Siempre se puede rectificar después, pero que nadie diga que no lo has intentado😉

    PD: Coincido con Nenya, fotos a montones😀


  6. Va María, esto me lo tienes que explicar que yo no me entero de las sutilezas (sí, sé que es difícil de creer😉 De todas formas, que manía con elegir, siempre se puede quedar uno entretenido jugando con las briznas de hierba del borde del camino mientras la gente pasa a tu lado corriendo como loca hacia no se sabe dónde. Madurar está sobrevalorado, créeme.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: